+ LECTURA DE CUENTOS

Alias alumno: LUISANA ARNEDO

Tutor: Gustavo Alberto Trujillo Díaz

Anterior Siguiente

EL SECRETO DE MI PUERTA

Un día desperté en un cuarto, todo me daba vueltas, a duras penas podía levantarme caminé y caminé, cuando muchas luces de colores se acercaban hacia mi, pero no sabia de donde salían, pero aun así, seguí caminando a ver si encontraba una salida, nunca me di por vencido cuando de pronto, veo un pasillo lleno de muchas puertas, pero eran miles de puertas de todos los colores y texturas que pudiera imaginar, muy sorprendido se acercaron dos puertas hacia mi, una de muchos colores con flores y mariposas y otra vieja y llena de espinas y bejucos amarillentos, por mi buen gusto, decidí entrar en la de colores, sin ninguna dificultad pude abrirla, pero cuando entré créanme que no tenia nada que ver con lo que se reflejaba por fuera, era un bosque oscuro con humo y sulfuro de azufre, muy tenebroso seguí caminando, cuando llegue a un viejo puente donde al final había un perro de dos cabezas y con los ojos rojos, salí corriendo con todas las fuerzas de mi alma sin pensar en nada más que escapar de ese lugar, aunque ustedes no me lo crean conseguí una puerta y salí, regresé al mismo lugar donde estaba cansado con la legua afuera, después de haber descansado unos segundos, a lo lejos ví que se acercaba una mariposa muy bonita, volaba a mi alrededor cuando de pronto la mariposa me ha dicho: ¿Qué te ha pasado? Estoy seguro que me puse de todos los colores porque jamás me imaginé escuchar una mariposa hablando, pero respiré profundo y le pregunté: ¿Tú me dijiste algo? Sí claro, te hice una pregunta. Nada. Claro que sí, yo lo se todo. ¿Cómo lo sabes y qué es lo que sabes? Te fuiste por la puerta equivocada, pensando que encontrarías lo que en ella se reflejaba, pero te digo algo, no te dejes guiar por las apariencias, si hubieras escogido la otra puerta que

EL SECRETO DE MI PUERTA

Un día desperté en un cuarto, todo me daba vueltas, a duras penas podía levantarme caminé y caminé, cuando muchas luces de colores se acercaban hacia mi, pero no sabia de donde salían, pero aun así, seguí caminando a ver si encontraba una salida, nunca me di por vencido cuando de pronto, veo un pasillo lleno de muchas puertas, pero eran miles de puertas de todos los colores y texturas que pudiera imaginar, muy sorprendido se acercaron dos puertas hacia mi, una de muchos colores con flores y mariposas y otra vieja y llena de espinas y bejucos amarillentos, por mi buen gusto, decidí entrar en la de colores, sin ninguna dificultad pude abrirla, pero cuando entré créanme que no tenia nada que ver con lo que se reflejaba por fuera, era un bosque oscuro con humo y sulfuro de azufre, muy tenebroso seguí caminando, cuando llegue a un viejo puente donde al final había un perro de dos cabezas y con los ojos rojos, salí corriendo con todas las fuerzas de mi alma sin pensar en nada más que escapar de ese lugar, aunque ustedes no me lo crean conseguí una puerta y salí, regresé al mismo lugar donde estaba cansado con la legua afuera, después de haber descansado unos segundos, a lo lejos ví que se acercaba una mariposa muy bonita, volaba a mi alrededor cuando de pronto la mariposa me ha dicho: ¿Qué te ha pasado? Estoy seguro que me puse de todos los colores porque jamás me imaginé escuchar una mariposa hablando, pero respiré profundo y le pregunté: ¿Tú me dijiste algo? Sí claro, te hice una pregunta. Nada. Claro que sí, yo lo se todo. ¿Cómo lo sabes y qué es lo que sabes? Te fuiste por la puerta equivocada, pensando que encontrarías lo que en ella se reflejaba, pero te digo algo, no te dejes guiar por las apariencias, si hubieras escogido la otra puerta que