+ LECTURA DE CUENTOS

Alias alumno: SNIDER10

Tutor: VICTOR AMADO HERNANDEZ GARCIA

Anterior Siguiente

EL FUTURO DE NUESTRO MUNDO

EL FUTURO DE NUESTRO MUNDO.

Raúl, un joven estudiante de secundaria, cierto día recibió una notificación donde al igual que Paco, su compañero, ganaban un premio que consistía en realizar una expedición a Calakmul, Campeche, el segundo pulmón americano más importante y la selva tropical más grande de México. Raúl estaba feliz por ese viaje, tanto que la espera se hizo larga. Al fin se llegó el día y, junto con otros jóvenes de su edad, abordaron un autobús, dispuestos a conocer ese maravilloso lugar. El viaje era largo y Raúl se quedó dormido pensando en lo hermoso del lugar que recorrería, el cual, solamente había conocido a través de internet, sabía de la existencia de la laguna de Silvituc, una de las bellezas naturales de esa región y de los paisajes que jamás había conocido en la realidad. Por fin llegaron y recibieron indicaciones del instructor y, en pareja con Paco, realizarían su expedición. Caminando se dirigieron hacia Silvituc, pero el camino parecía interminable, pronto se dieron cuenta que el lugar no era el que decían los libros ni  internet, parecía un lugar distinto, no se trataba de un clima cálido húmedo sino seco, ese lugar parecía más un desierto, el lugar era inhóspito y ninguna especie podía vivir allí, pero tenían la esperanza de encontrarse con un lugar agradable. Habían caminado tanto, el sol les quemaba y ellos sedientos pensaban pronto en llegar a la laguna, darse un buen baño, calmar esa tremenda sed, nadar, pescar algo para comer y descansar un poco para después, visitar esos vestigios mayas que menciona la literatura. A lo lejos vieron un letrero que estaba tan dañado por el paso de los años que lo poco que alcanzaron a leer  decía: “Bienvenidos a la Laguna de Silvituc”. ¡Cierto estaban allí! -¡Raúl algo ha pasado aquí, se trataba de un hermoso lugar y lo que hemos encontrado, verdaderamente este paisaje solamente lo había visto en los desiertos africanos donde los suelos erosionados y la falta de lluvia no permiten la vida! – señaló Paco. - Parece que en este lugar no ha llovido en años y las únicas lluvias fueron lluvias ácidas, esto no parece una laguna. Mira, hacia aquel lado se observa algo así como unas ruinas arqueológicas, ¿vamos Paco? Decididos a buscar mejor suerte, Paco y Raúl subieron a unas ruinas que parecía que sólo las visitaban los rayos del sol y el polvo que allí imperaba. - Mira Paco, eso tal vez son los dos montículos adyacentes que durante los años 250 a 750 fue el centro del llamado Reino de la Cabeza de Serpiente, el cual conjuntaba diversos sitios de las tierras bajas mayas. Ahora recuerdo…, el otro día el profesor Víctor Amado nos comentó que los cambios climáticos originan alteraciones sobre los ecosistemas y que también provocan que las precipitaciones causen inundaciones en algunos sitios y sequías en otros, aquí provocó sequías, pero esta región es el pulmón americano más importante, solamente después del Amazonas en Brasil, ¿tienes idea de qué pasará con la humanidad? -Raúl, el hombre está acabando con él mismo, nunca hicimos caso al cuidado del medio ambiente, es el fin de la humanidad y yo que pensé que esta expedición sería maravillosa, pues se trataba de la Reserva de la Biósfera y humedales y lo único que veo es desolación y muerte. Hasta hace poco, podíamos haber hecho algo, ya que el Gobierno Federal de México, a través de diversas instituciones preocupadas por el futuro del mundo, promovían el cuidado del medio ambiente, entre ellas: la Secretaría de Educación Pública y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, viendo la necesidad de atender y controlar el creciente deterioro ambiental en México, no tan solo en sus ciudades, sino también es sus bosques, selvas, costas y desiertos,  pero hicimos caso omiso a ese llamado, yo creo que es demasiado tarde y ¡tanto que pudimos hacer! - Sí Paco, tremenda tristeza causa el no poder hacer nada, pero oye, tengo mucha hambre y sed desde hace mucho rato, pero la preocupación hizo que se me olvidara, además estoy sudando a chorros por el calor. Raúl preocupado por cómo podrían saciar su hambre y su sed, buscaba alternativas pero se dio cuenta que no las había y seguramente pronto morirían, su destino era ese, morirían en cualquier momento, pero de repente: -¡Raúl despierta, el paraíso te espera, hemos llegado, la expedición será espectacular! –gritaba el instructor a Raúl que dormía incomodo en su asiento y despertando de ese horrible sueño. - ¡Gracias Dios que sólo fue un sueño!, pero un sueño que puede ser realidad, si nosotros la juventud no hacemos nada. ¡Realizaré campañas, empezando por mi escuela, sobre el cuidado del medio ambiente y después invitaré a jóvenes de mi edad a que se unan a esta campaña! Claro que podemos hacer mucho, ¡el futuro del mundo está en nuestras manos! - Ahora a disfrutar que este lugar que es más hermoso de lo que dice internet, ¡cuántas especies vegetales y animales! ¡Cuánto colorido! ¡Estoy en Calakmul, pero en mi sueño estaría muerto! Raúl regresó a su escuela, platicó sobre esa expedición a sus compañeros y juntos consideraron que en sus manos está la salvación del mundo, de ese trágico desastre al que la humanidad lo está orillando y que en sueños él vivió. Formó grupos de jóvenes en su comunidad, se interesó por estudiar y preparar temas para concientizar a la población y, juntos y felices, todos participaron en campañas sobre el cuidado del agua, del aire y de este hermoso planeta en que nos tocó vivir: ¡“La Tierra” ¡…y colorín colorado, este cuento dedicado a concientizar a la juventud, se ha acabado! ¡Espero este mensaje sea tomado en cuenta por la humanidad, ya que es la mejor herencia hacia nuestros hijos! FIN.

EL FUTURO DE NUESTRO MUNDO

EL FUTURO DE NUESTRO MUNDO.

Raúl, un joven estudiante de secundaria, cierto día recibió una notificación donde al igual que Paco, su compañero, ganaban un premio que consistía en realizar una expedición a Calakmul, Campeche, el segundo pulmón americano más importante y la selva tropical más grande de México. Raúl estaba feliz por ese viaje, tanto que la espera se hizo larga. Al fin se llegó el día y, junto con otros jóvenes de su edad, abordaron un autobús, dispuestos a conocer ese maravilloso lugar. El viaje era largo y Raúl se quedó dormido pensando en lo hermoso del lugar que recorrería, el cual, solamente había conocido a través de internet, sabía de la existencia de la laguna de Silvituc, una de las bellezas naturales de esa región y de los paisajes que jamás había conocido en la realidad. Por fin llegaron y recibieron indicaciones del instructor y, en pareja con Paco, realizarían su expedición. Caminando se dirigieron hacia Silvituc, pero el camino parecía interminable, pronto se dieron cuenta que el lugar no era el que decían los libros ni  internet, parecía un lugar distinto, no se trataba de un clima cálido húmedo sino seco, ese lugar parecía más un desierto, el lugar era inhóspito y ninguna especie podía vivir allí, pero tenían la esperanza de encontrarse con un lugar agradable. Habían caminado tanto, el sol les quemaba y ellos sedientos pensaban pronto en llegar a la laguna, darse un buen baño, calmar esa tremenda sed, nadar, pescar algo para comer y descansar un poco para después, visitar esos vestigios mayas que menciona la literatura. A lo lejos vieron un letrero que estaba tan dañado por el paso de los años que lo poco que alcanzaron a leer  decía: “Bienvenidos a la Laguna de Silvituc”. ¡Cierto estaban allí! -¡Raúl algo ha pasado aquí, se trataba de un hermoso lugar y lo que hemos encontrado, verdaderamente este paisaje solamente lo había visto en los desiertos africanos donde los suelos erosionados y la falta de lluvia no permiten la vida! – señaló Paco. - Parece que en este lugar no ha llovido en años y las únicas lluvias fueron lluvias ácidas, esto no parece una laguna. Mira, hacia aquel lado se observa algo así como unas ruinas arqueológicas, ¿vamos Paco? Decididos a buscar mejor suerte, Paco y Raúl subieron a unas ruinas que parecía que sólo las visitaban los rayos del sol y el polvo que allí imperaba. - Mira Paco, eso tal vez son los dos montículos adyacentes que durante los años 250 a 750 fue el centro del llamado Reino de la Cabeza de Serpiente, el cual conjuntaba diversos sitios de las tierras bajas mayas. Ahora recuerdo…, el otro día el profesor Víctor Amado nos comentó que los cambios climáticos originan alteraciones sobre los ecosistemas y que también provocan que las precipitaciones causen inundaciones en algunos sitios y sequías en otros, aquí provocó sequías, pero esta región es el pulmón americano más importante, solamente después del Amazonas en Brasil, ¿tienes idea de qué pasará con la humanidad? -Raúl, el hombre está acabando con él mismo, nunca hicimos caso al cuidado del medio ambiente, es el fin de la humanidad y yo que pensé que esta expedición sería maravillosa, pues se trataba de la Reserva de la Biósfera y humedales y lo único que veo es desolación y muerte. Hasta hace poco, podíamos haber hecho algo, ya que el Gobierno Federal de México, a través de diversas instituciones preocupadas por el futuro del mundo, promovían el cuidado del medio ambiente, entre ellas: la Secretaría de Educación Pública y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, viendo la necesidad de atender y controlar el creciente deterioro ambiental en México, no tan solo en sus ciudades, sino también es sus bosques, selvas, costas y desiertos,  pero hicimos caso omiso a ese llamado, yo creo que es demasiado tarde y ¡tanto que pudimos hacer! - Sí Paco, tremenda tristeza causa el no poder hacer nada, pero oye, tengo mucha hambre y sed desde hace mucho rato, pero la preocupación hizo que se me olvidara, además estoy sudando a chorros por el calor. Raúl preocupado por cómo podrían saciar su hambre y su sed, buscaba alternativas pero se dio cuenta que no las había y seguramente pronto morirían, su destino era ese, morirían en cualquier momento, pero de repente: -¡Raúl despierta, el paraíso te espera, hemos llegado, la expedición será espectacular! –gritaba el instructor a Raúl que dormía incomodo en su asiento y despertando de ese horrible sueño. - ¡Gracias Dios que sólo fue un sueño!, pero un sueño que puede ser realidad, si nosotros la juventud no hacemos nada. ¡Realizaré campañas, empezando por mi escuela, sobre el cuidado del medio ambiente y después invitaré a jóvenes de mi edad a que se unan a esta campaña! Claro que podemos hacer mucho, ¡el futuro del mundo está en nuestras manos! - Ahora a disfrutar que este lugar que es más hermoso de lo que dice internet, ¡cuántas especies vegetales y animales! ¡Cuánto colorido! ¡Estoy en Calakmul, pero en mi sueño estaría muerto! Raúl regresó a su escuela, platicó sobre esa expedición a sus compañeros y juntos consideraron que en sus manos está la salvación del mundo, de ese trágico desastre al que la humanidad lo está orillando y que en sueños él vivió. Formó grupos de jóvenes en su comunidad, se interesó por estudiar y preparar temas para concientizar a la población y, juntos y felices, todos participaron en campañas sobre el cuidado del agua, del aire y de este hermoso planeta en que nos tocó vivir: ¡“La Tierra” ¡…y colorín colorado, este cuento dedicado a concientizar a la juventud, se ha acabado! ¡Espero este mensaje sea tomado en cuenta por la humanidad, ya que es la mejor herencia hacia nuestros hijos! FIN.