+ LECTURA DE CUENTOS

Alias alumno: Gali

Tutor: Gonzalo O. C.

Anterior Siguiente

Historias reales de héroes reales

Una niña de 11 años con demasiados familiares, hermanos con tres años más que el otro, sí, esa soy yo,  todos me dicen Gali, y mi futuro es el siguiente: Señora alta, cabello largo y con una vida llena de amigos y trabajo en casa, un salario suficiente para mantener a sus tres hijos; Ana, Adrian y Erick, muchachos bien portados y con buen promedio escolar e independientes, bueno, bueno, bueno, creo que es el futuro más probable, pero no, yo no quiero eso para mí, al menos no quiero que esto comprenda todo mi futuro, mejor les contaré el total del futuro que me gustaría forjar a demás de lo anterior: (una de tantas historias que cumplir, esta es de mi vida de estudiante) Era una tarde soleada un poco complicada luego de les escuela en la que estaba viendo películas de casos reales de enfermedades, entonces mi amiga Fátima, (ambas estudiamos medicina) me dice que es el cumpleaños de su novio que estudia Química, me invita a ir a la fiesta sorpresa que preparó entonces debo darme prisa para llevar el pastel y un regalo sencillo pues aún no tengo el dinero al no ser aún profesionista.  Pero, ¿Qué llevar? Fácil, para un joven es el último modelo de juegos virtuales, entonces compré todo y llegué unos minutos antes de que empezara la fiesta, me divertí y mi regaló fue del agrado del novio de mi amiga, me fui a casa, cené tranquila y me fui a dormir contenta no sin antes desearle las buenas noches a mis padres que no había visto en todo el día por las diversas ocupaciones de todos. Al siguiente día, hacía calor así que me puse mi ropa de jardinería porque me di cuenta de que mis plantas acuáticas ya se habían acabado toda el agua, en eso y por coincidencia recibí una sarta con sobre verde y una pera que decía, ¡Salva 50 arbolitos! Eran muchos arbolitos pachoncitos y tenía que ir a plantarlos a lo más retirado de mi pueblito, encontré gente que me ayudo y entro otros familiares acordamos hacer la jornada más grande con tal de salvar y ayudar a la naturaleza sin ir tan lejos, desde nuestro pueblo. A demás, mi carrera es otra forma en que yo apoyaría a la comunidad pero esa es otra historia que posteriormente me gustaría contar. Esas son las pequeñas acciones que deben hacer, los héroes reales que me gustarían para mi futuro, esas y muchas acciones sociales y para la naturaleza para contribuir a mejorar la vida de mi municipio, mi país y mi planeta. FIN

Historias reales de héroes reales

Una niña de 11 años con demasiados familiares, hermanos con tres años más que el otro, sí, esa soy yo,  todos me dicen Gali, y mi futuro es el siguiente: Señora alta, cabello largo y con una vida llena de amigos y trabajo en casa, un salario suficiente para mantener a sus tres hijos; Ana, Adrian y Erick, muchachos bien portados y con buen promedio escolar e independientes, bueno, bueno, bueno, creo que es el futuro más probable, pero no, yo no quiero eso para mí, al menos no quiero que esto comprenda todo mi futuro, mejor les contaré el total del futuro que me gustaría forjar a demás de lo anterior: (una de tantas historias que cumplir, esta es de mi vida de estudiante) Era una tarde soleada un poco complicada luego de les escuela en la que estaba viendo películas de casos reales de enfermedades, entonces mi amiga Fátima, (ambas estudiamos medicina) me dice que es el cumpleaños de su novio que estudia Química, me invita a ir a la fiesta sorpresa que preparó entonces debo darme prisa para llevar el pastel y un regalo sencillo pues aún no tengo el dinero al no ser aún profesionista.  Pero, ¿Qué llevar? Fácil, para un joven es el último modelo de juegos virtuales, entonces compré todo y llegué unos minutos antes de que empezara la fiesta, me divertí y mi regaló fue del agrado del novio de mi amiga, me fui a casa, cené tranquila y me fui a dormir contenta no sin antes desearle las buenas noches a mis padres que no había visto en todo el día por las diversas ocupaciones de todos. Al siguiente día, hacía calor así que me puse mi ropa de jardinería porque me di cuenta de que mis plantas acuáticas ya se habían acabado toda el agua, en eso y por coincidencia recibí una sarta con sobre verde y una pera que decía, ¡Salva 50 arbolitos! Eran muchos arbolitos pachoncitos y tenía que ir a plantarlos a lo más retirado de mi pueblito, encontré gente que me ayudo y entro otros familiares acordamos hacer la jornada más grande con tal de salvar y ayudar a la naturaleza sin ir tan lejos, desde nuestro pueblo. A demás, mi carrera es otra forma en que yo apoyaría a la comunidad pero esa es otra historia que posteriormente me gustaría contar. Esas son las pequeñas acciones que deben hacer, los héroes reales que me gustarían para mi futuro, esas y muchas acciones sociales y para la naturaleza para contribuir a mejorar la vida de mi municipio, mi país y mi planeta. FIN