+ LECTURA DE CUENTOS

Alias alumno: LUISANA ARNEDO

Tutor: Gustavo Alberto Trujillo Díaz

Anterior Siguiente

EL SECRETO DE MI PUERTA

Un día desperté en un cuarto, todo me daba vueltas, a duras penas podía levantarme caminé y caminé, cuando muchas luces de colores se acercaban hacia mi, pero no sabia de donde salían, pero aun así, seguí caminando a ver si encontraba una salida, nunca me di por vencido cuando de pronto, veo un pasillo lleno de muchas puertas, pero eran miles de puertas de todos los colores y texturas que pudiera imaginar, muy sorprendido se acercaron dos puertas hacia mi, una de muchos colores con flores y mariposas y otra vieja y llena de espinas y bejucos amarillentos, por mi buen gusto, decidí entrar en la de colores, sin ninguna dificultad pude abrirla, pero cuando entré créanme que no tenia nada que ver con lo que se reflejaba por fuera, era un bosque oscuro con humo y sulfuro de azufre, muy tenebroso seguí caminando, cuando llegue a un viejo puente donde al final había un perro de dos cabezas y con los ojos rojos, salí corriendo con todas las fuerzas de mi alma sin pensar en nada más que escapar de ese lugar, aunque ustedes no me lo crean conseguí una puerta y salí, regresé al mismo lugar donde estaba cansado con la legua afuera, después de haber descansado unos segundos, a lo lejos ví que se acercaba una mariposa muy bonita, volaba a mi alrededor cuando de pronto la mariposa me ha dicho: ¿Qué te ha pasado? Estoy seguro que me puse de todos los colores porque jamás me imaginé escuchar una mariposa hablando, pero respiré profundo y le pregunté: ¿Tú me dijiste algo? Sí claro, te hice una pregunta. Nada. Claro que sí, yo lo se todo. ¿Cómo lo sabes y qué es lo que sabes? Te fuiste por la puerta equivocada, pensando que encontrarías lo que en ella se reflejaba, pero te digo algo, no te dejes guiar por las apariencias, si hubieras escogido la otra puerta que  se veía tenebrosa, te ibas a encontrar con el paraíso, pero ya es tarde no puedes hacer nada, ahí te dejo esa, chao. En un abrir y cerrar de ojos, la curiosa mariposa desapareció, por un momento pensé que estaba soñando, pero después de darme tantos golpes, ya sabia que no era un sueño. nbsp; Seguí caminando y veía muchas puertas, tomando en cuenta lo que me había dicho esa extraña mariposa,   seguí caminando y me encontraba con una puerta muy hermosa, así como también las espantosas, luego dos puertas se pusieron en frente de mi y seguí el consejo de la mariposa, había una con un estampado de flores y otra con un volcán, obviamente agarré la del volcán, pero a qué no adivinan, me conseguí con un lindo mundo de ponis de colores. No puede ser, soy alérgico a los ponis, que asco, así que decidí salir de ese fastidioso lugar. Me senté en el piso, descansé un rato pensando que iba hacer con mi vida no se de qué se trataba ese juego de las puertas, me paré y seguí caminando y a lo largo y oscuro de ese camino, me encontré con una nevera, me sentí muy emocionado por fin encontré comida, salí corriendo y abrí la nevera y la nevera estaba repleta, pero de tela de arañas, no había nada mas que una hoja, la agarré, abrí y había una nota que decía: ja ja ja caíste, sigue caminando no te rindas. Me sentí tan decepcionado cuando la leí esa nota pero aun así, seguí mi camino, abrí muchas puertas, encontraba cosas que no me gustaban, no me sentía cómodo, como también conseguí cosas que me gustaban. Después de tanto caminar me conseguí una bota vieja, no la tomé en cuenta y la dejé ahí tirada, cuando escucho una voz que me dice: Hola tú ¿Quien anda ahí? Soy yo el zapato. Ahora si que de verdad, creí que me estaba volviendo loco hablando con un zapato, no se si era hambre u otra cosa, pero ya me estaba preocupando le dije: Y ahora tú, qué quieres. Se que tienes hambre, mucha hambre, así que no te des por vencido encontrarás una                      puerta con un gran ojo y si entras en ella, créeme que no te arrepentirás. Ja ja ja ja no trates de burlarte de mi, he pasado por tantas puertas que me siento decepcionado y sin ganas de seguir. No te des por vencido si algo no te gusta sal en busca de algo mejor, encuentra tu verdadera felicidad y no te conformes con poco, si sabes que puedes obtener más. Me encontré con esa puerta de la que me había hablado aquel zapato. Decidí entrar y me sentí muy feliz, me encontré con un paraíso de comida, como un glotón salí corriendo y pasaba por todas las carretas de comida, todo lo probada, todo era para mi solo. Al cabo de un rato me sentí tan aburrido de tanta comida, solo eso no era felicidad, y pensé en lo que me dijo el zapato “ si algo no te gusta, busca algo mejor”, corriendo busqué la puerta y salí empecé a disfrutar de todas las puertas y si me pasaba algo malo, no me daba por vencido, ya eso me servía de experiencia, entré a muchas puertas, me encontré un lugar donde solo era de noche, no me gustó porque no había día, un bosque donde había muchas plantas pero no había agua, otro donde solo había agua, pero yo no se nadar, hasta entré en otra donde vivía solo una ardilla que me dijo: No todo lo que brilla es oro y con el tiempo, lo entenderás, solo tú tienes el poder. Me quedé sorprendido y seguí mi camino, me encontré con una puerta muy curiosa y sencilla, con una F que brillaba de manera espectacular y única, entré en esa puerta a ver que me encontraba y lo mejor, fue que encontré con un paraíso que era mi verdadera felicidad, estaban todas las cosas que a mi me gustaban, el día, la noche, agua, plantas, animales, comida y lo más importante personas con quien compartir mi felicidad, me sentí verdaderamente satisfecho, todo era perfecto para mi, con la ayuda de esos pequeños consejos que me dieron en el camino, encontré lo que buscaba, aunque por momentos me sentí decepcionando, seguí adelante sin importar cuantas veces pudiera tropezarme, caí y me levanté muchas veces y llegué a mi paraíso y encontré mi felicidad. Se me olvidada algo muy importante, quién les cuenta esta historia Mi nombre: soy una llave a lo mejor se preguntarán ¿una llave? Si soy una llave, porque pienso que todos somos una llave, que tenemos en nuestras manos el poder de abrir y cerrar  ciclos, en el momento  en que lo deseamos, que solo en cada uno de ustedes está la decisión de abrir puertas para elegir su camino y su destino, que nadie nos puede obligar, que muchas personas nos pueden dar un consejo pero solo nosotros, tenemos la llave para abrir o cerrar una puerta. Somos la llave que cierra nuestro pasado, abre nuestro presente y asegura nuestro futuro. Atentamente LA LLAVE

EL SECRETO DE MI PUERTA

Un día desperté en un cuarto, todo me daba vueltas, a duras penas podía levantarme caminé y caminé, cuando muchas luces de colores se acercaban hacia mi, pero no sabia de donde salían, pero aun así, seguí caminando a ver si encontraba una salida, nunca me di por vencido cuando de pronto, veo un pasillo lleno de muchas puertas, pero eran miles de puertas de todos los colores y texturas que pudiera imaginar, muy sorprendido se acercaron dos puertas hacia mi, una de muchos colores con flores y mariposas y otra vieja y llena de espinas y bejucos amarillentos, por mi buen gusto, decidí entrar en la de colores, sin ninguna dificultad pude abrirla, pero cuando entré créanme que no tenia nada que ver con lo que se reflejaba por fuera, era un bosque oscuro con humo y sulfuro de azufre, muy tenebroso seguí caminando, cuando llegue a un viejo puente donde al final había un perro de dos cabezas y con los ojos rojos, salí corriendo con todas las fuerzas de mi alma sin pensar en nada más que escapar de ese lugar, aunque ustedes no me lo crean conseguí una puerta y salí, regresé al mismo lugar donde estaba cansado con la legua afuera, después de haber descansado unos segundos, a lo lejos ví que se acercaba una mariposa muy bonita, volaba a mi alrededor cuando de pronto la mariposa me ha dicho: ¿Qué te ha pasado? Estoy seguro que me puse de todos los colores porque jamás me imaginé escuchar una mariposa hablando, pero respiré profundo y le pregunté: ¿Tú me dijiste algo? Sí claro, te hice una pregunta. Nada. Claro que sí, yo lo se todo. ¿Cómo lo sabes y qué es lo que sabes? Te fuiste por la puerta equivocada, pensando que encontrarías lo que en ella se reflejaba, pero te digo algo, no te dejes guiar por las apariencias, si hubieras escogido la otra puerta que  se veía tenebrosa, te ibas a encontrar con el paraíso, pero ya es tarde no puedes hacer nada, ahí te dejo esa, chao. En un abrir y cerrar de ojos, la curiosa mariposa desapareció, por un momento pensé que estaba soñando, pero después de darme tantos golpes, ya sabia que no era un sueño. nbsp; Seguí caminando y veía muchas puertas, tomando en cuenta lo que me había dicho esa extraña mariposa,   seguí caminando y me encontraba con una puerta muy hermosa, así como también las espantosas, luego dos puertas se pusieron en frente de mi y seguí el consejo de la mariposa, había una con un estampado de flores y otra con un volcán, obviamente agarré la del volcán, pero a qué no adivinan, me conseguí con un lindo mundo de ponis de colores. No puede ser, soy alérgico a los ponis, que asco, así que decidí salir de ese fastidioso lugar. Me senté en el piso, descansé un rato pensando que iba hacer con mi vida no se de qué se trataba ese juego de las puertas, me paré y seguí caminando y a lo largo y oscuro de ese camino, me encontré con una nevera, me sentí muy emocionado por fin encontré comida, salí corriendo y abrí la nevera y la nevera estaba repleta, pero de tela de arañas, no había nada mas que una hoja, la agarré, abrí y había una nota que decía: ja ja ja caíste, sigue caminando no te rindas. Me sentí tan decepcionado cuando la leí esa nota pero aun así, seguí mi camino, abrí muchas puertas, encontraba cosas que no me gustaban, no me sentía cómodo, como también conseguí cosas que me gustaban. Después de tanto caminar me conseguí una bota vieja, no la tomé en cuenta y la dejé ahí tirada, cuando escucho una voz que me dice: Hola tú ¿Quien anda ahí? Soy yo el zapato. Ahora si que de verdad, creí que me estaba volviendo loco hablando con un zapato, no se si era hambre u otra cosa, pero ya me estaba preocupando le dije: Y ahora tú, qué quieres. Se que tienes hambre, mucha hambre, así que no te des por vencido encontrarás una                      puerta con un gran ojo y si entras en ella, créeme que no te arrepentirás. Ja ja ja ja no trates de burlarte de mi, he pasado por tantas puertas que me siento decepcionado y sin ganas de seguir. No te des por vencido si algo no te gusta sal en busca de algo mejor, encuentra tu verdadera felicidad y no te conformes con poco, si sabes que puedes obtener más. Me encontré con esa puerta de la que me había hablado aquel zapato. Decidí entrar y me sentí muy feliz, me encontré con un paraíso de comida, como un glotón salí corriendo y pasaba por todas las carretas de comida, todo lo probada, todo era para mi solo. Al cabo de un rato me sentí tan aburrido de tanta comida, solo eso no era felicidad, y pensé en lo que me dijo el zapato “ si algo no te gusta, busca algo mejor”, corriendo busqué la puerta y salí empecé a disfrutar de todas las puertas y si me pasaba algo malo, no me daba por vencido, ya eso me servía de experiencia, entré a muchas puertas, me encontré un lugar donde solo era de noche, no me gustó porque no había día, un bosque donde había muchas plantas pero no había agua, otro donde solo había agua, pero yo no se nadar, hasta entré en otra donde vivía solo una ardilla que me dijo: No todo lo que brilla es oro y con el tiempo, lo entenderás, solo tú tienes el poder. Me quedé sorprendido y seguí mi camino, me encontré con una puerta muy curiosa y sencilla, con una F que brillaba de manera espectacular y única, entré en esa puerta a ver que me encontraba y lo mejor, fue que encontré con un paraíso que era mi verdadera felicidad, estaban todas las cosas que a mi me gustaban, el día, la noche, agua, plantas, animales, comida y lo más importante personas con quien compartir mi felicidad, me sentí verdaderamente satisfecho, todo era perfecto para mi, con la ayuda de esos pequeños consejos que me dieron en el camino, encontré lo que buscaba, aunque por momentos me sentí decepcionando, seguí adelante sin importar cuantas veces pudiera tropezarme, caí y me levanté muchas veces y llegué a mi paraíso y encontré mi felicidad. Se me olvidada algo muy importante, quién les cuenta esta historia Mi nombre: soy una llave a lo mejor se preguntarán ¿una llave? Si soy una llave, porque pienso que todos somos una llave, que tenemos en nuestras manos el poder de abrir y cerrar  ciclos, en el momento  en que lo deseamos, que solo en cada uno de ustedes está la decisión de abrir puertas para elegir su camino y su destino, que nadie nos puede obligar, que muchas personas nos pueden dar un consejo pero solo nosotros, tenemos la llave para abrir o cerrar una puerta. Somos la llave que cierra nuestro pasado, abre nuestro presente y asegura nuestro futuro. Atentamente LA LLAVE